Cándida: Síntomas, Tratamientos y Mejores Consejos

Infección de la piel por hongos por cándida

La cándida es una cepa de hongo que puede causar una infección en la piel, entre otros lugares. En condiciones normales, su piel puede contener pequeñas cantidades de este hongo. Los problemas surgen cuando comienza a multiplicarse y crea un crecimiento excesivo. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), existen más de 150 especies de cándida. Sin embargo, la mayoría de las infecciones son causadas por una especie llamada Candida albicans.

Los tipos de infecciones cutáneas por el hongo candida abarcan

  • pie de atleta
  • candidiasis oral
  • infección vaginal por hongos
  • hongo en las uñas
  • tiña inguinal
  • dermatitis del pañal

El 75% de las mujeres adultas tendrán una infección por levaduras en algún momento, según los CDC. AIDS Research and Human RetrovirusesTrusted Source señala que el 90% de todas las personas con SIDA desarrollarán candidiasis bucal o sobrecrecimiento de cándida en la boca. Esto rara vez ocurre en adultos con sistemas inmunitarios sanos.

La candidiasis invasiva ocurre cuando la cándida entra al torrente sanguíneo. Según los CDC, hay alrededor de 46,000 casos de Trusted Source en los Estados Unidos cada año.

El pronóstico para la infección por cándida a menudo es muy bueno. Generalmente, la afección no es grave y se puede tratar fácilmente. Sin embargo, las infecciones incontroladas pueden conducir a problemas potencialmente mortales, especialmente en personas con sistemas inmunitarios debilitados.

El tratamiento rápido puede ayudar a detener la propagación del hongo, al mismo tiempo que mejora, y potencialmente salva, su vida.

 

¿Cuáles son las causas y los factores de riesgo?

Las infecciones cutáneas por cándida pueden ocurrir en casi cualquier área del cuerpo, pero son más comunes en las regiones intertriginosas. Aquí es donde dos áreas de la piel se tocan o frotan entre sí. Tales áreas incluyen las axilas, la ingle y los pliegues de la piel, así como el área entre los dedos de las manos y de los pies. El hongo prospera en condiciones cálidas, húmedas y sudorosas.

Normalmente, su piel actúa como una barrera efectiva contra las infecciones. Sin embargo, cualquier corte o ruptura en las capas superficiales de la piel puede permitir que el hongo cause infección. La cándida se vuelve patógena, o capaz de causar enfermedad, cuando las condiciones son favorables para que se multiplique. El clima caluroso y húmedo, la mala higiene o la ropa restrictiva pueden producir estas condiciones.

Estos no son los únicos factores de riesgo a considerar. Las infecciones por cándida también tienden a ser más frecuentes en:

  • párvulos
  • personas con sobrepeso.
  • personas diabéticas
  • personas con una glándula tiroides hipoactiva, o hipotiroidismo
  • personas con trastornos inflamatorios
  • personas con un sistema inmunológico debilitado.
  • personas que trabajan en condiciones húmedas
  • mujeres embarazadas

Ciertos medicamentos también pueden aumentar el riesgo de este tipo de infección micótica. Los medicamentos corticosteroides tópicos son los más problemáticos, pero las píldoras anticonceptivas y los antibióticos son otras causas posibles. Si usted toma estos tipos de medicamentos, debe controlar su piel regularmente para detectar signos de infección por cándida.

Reconocer los síntomas de una infección por candidiasis

Los síntomas varían dependiendo de la ubicación del cuerpo, pero incluyen los siguientes:

  • sarpullidos
  • manchas rojas o moradas (área con una superficie alterada)
  • sustancia blanca y escamosa sobre las zonas afectadas
  • descamación o desprendimiento de la piel con escamas
  • grietas en la piel
  • molestias
  • eritema, que provoca áreas de enrojecimiento
  • maceración, o la aparición de piel blanca y suave
  • pústulas satélites cremosas en los márgenes de las áreas afectadas (granos llenos de pus)
  • lesiones rojas y blancas en la boca, como las que se observan en la candidiasis bucal

 

Diagnosticar una infección por Cándida

El diagnóstico de la infección por cándida se basa principalmente en la apariencia y el muestreo de la piel. El médico tomará raspaduras de piel, recortes de uñas o pelo arrancado del área afectada y los montará en una diapositiva para examinarlos. Una vez que se diagnostica una infección por cándida, el primer paso es tratar la causa subyacente. Esto puede incluir cambiar su estilo de vida para estar más limpio, perder peso si tiene sobrepeso o controlar su diabetes.

Por lo general, se recomienda que haga una cita con su médico la primera vez que experimente una infección. Esto permite que el médico lo diagnostique adecuadamente y le ofrezca las mejores opciones de tratamiento. La cándida es a menudo recurrente. Sin embargo, visitar a un farmacéutico y hacer algunas preguntas es típicamente todo lo que se necesita en las siguientes visitas.

Tratar infección por Cándida

El tratamiento para la infección cutánea por cándida generalmente es simple. Usted no necesita ser hospitalizado a menos que tenga problemas con su sistema inmunológico o que la cándida se haya propagado al torrente sanguíneo. El médico puede prescribir agentes secantes con cremas, ungüentos o lociones antimicóticas que se aplican a la piel. También hay disponibles supositorios y medicamentos orales.

Probablemente le recetarán medicamentos de venta libre, como ketoconazol o clotrimazol, ambos tópicos (se aplican sobre la piel) y de una clase de medicamentos antimicóticos conocidos como azoles. Están disponibles en formas como ungüentos, tabletas y cremas. No tienen los mismos efectos secundarios graves que otros agentes antimicóticos como la nistatina o la anfotericina B. La anfotericina B es un medicamento intravenoso que sólo se utiliza en el ámbito hospitalario.

Se utilizarán diferentes tipos de medicamentos según el tipo de infección y la parte del cuerpo afectada. Por ejemplo:

  • Los geles o cremas vaginales, como el miconazol, se utilizan con frecuencia para las infecciones vaginales por hongos.
  • La candidiasis bucal a menudo se trata con antifúngicos en forma de pastillas, tabletas o enjuagues bucales líquidos que usted se traga.
  • El pie de atleta se trata con mayor frecuencia con aerosoles, polvos y ungüentos.
  • Las infecciones graves se tratan con mayor frecuencia con medicamentos orales o incluso intravenosos.
  • La mayoría de los medicamentos se usan una o dos veces al día.

Algunos medicamentos, como el miconazol y el clotrimazol, se pueden usar con seguridad para tratar la infección por cándida en cualquier trimestre del embarazo. Pregúntele a su médico o farmacéutico qué es seguro para usted.

Todos los medicamentos tienen efectos secundarios potenciales. Los efectos secundarios de los antifúngicos con mayor frecuencia incluyen:

  • picor en el lugar de aplicación
  • enrojecimiento o ardor leve en el lugar de la aplicación tópica
  • jaqueca
  • indigestión o malestar estomacal
  • Erupciones en la piel.

Los antifúngicos intravenosos son más propensos a causar efectos secundarios negativos, que pueden incluir:

  • pérdida de apetito
  • sensación de malestar.
  • diarrea
  • dolor muscular y articular.
  • sarpullidos

En casos raros, los antifúngicos pueden causar reacciones alérgicas graves o reacciones cutáneas graves, incluyendo exfoliación o ampollas en la piel.

Las personas con daño hepático no deben usar medicamentos antimicóticos sin la supervisión de un médico. Los antimicóticos pueden causar daño hepático en pacientes sanos, pero es más probable que sea grave en aquellos que ya tienen daño hepático.

Los medicamentos que pueden interactuar con los antifúngicos incluyen:

  • rifampicina (también conocida como rifampicina), un antibiótico
  • benzodiacepinas, que se utilizan para inducir el sueño y reducir la ansiedad.
  • estrógenos y progestágenos, que se encuentran en los anticonceptivos y en la terapia de reemplazo hormonal.
  • fenitoína, que se utiliza para tratar la epilepsia

 

Infecciones por cándida en niños

Los niños pueden ser más propensos a las infecciones cutáneas por el hongo candida en comparación con los adultos. Los niños son más propensos a desarrollar infecciones de los senos paranasales, erupciones cutáneas (incluyendo la dermatitis del pañal), candidiasis bucal y dolores de oído por el crecimiento excesivo de la cándida.

Los síntomas en bebés y niños pequeños pueden incluir:

  • sarpullido persistente y fuerte del pañal.
  • erupciones cutáneas que se asemejan al eccema.
  • manchas blancas o amarillas en la lengua o en el interior de la boca o las mejillas
  • tener cólicos durante más de tres meses
  • problemas recurrentes del oído.
  • síntomas que empeoran en ambientes húmedos o en climas húmedos

Los síntomas en los niños mayores incluyen:

  • constantemente anhelando dulces.
  • dificultades de aprendizaje
  • a menudo irritable o infeliz
  • problemas recurrentes del oído.
  • síntomas que empeoran en ambientes húmedos o en climas húmedos

El tratamiento dependerá del tipo específico de infección por cándida. Puede ser un medicamento tópico para las infecciones de la piel o medicamentos antimicóticos, que a veces son orales.

El tratamiento puede durar hasta dos semanas, aunque la recurrencia es bastante común.

Consejos para prevenir las infecciones por cándida

Hay pasos simples que usted puede tomar para reducir su riesgo de desarrollar infecciones por cándida. Por ejemplo:

Consejos de prevención

  • Use ropa «seca» que ayude a absorber la humedad de su piel.
  • Mantenga limpias y secas las axilas, el área de la ingle y otras áreas propensas a infecciones.
  • Siempre dúchese y séquese bien después de las actividades en las que sude.
  • Si tiene sobrepeso o es obeso, seque adecuadamente los pliegues de la piel.
  • Use sandalias u otro tipo de calzado abierto cuando haga calor.
  • Cámbiese los calcetines y la ropa interior con regularidad.

En adultos sanos, la candidiasis suele ser leve y se trata fácilmente. La infección puede ser más problemática en adultos mayores y niños pequeños, así como en otros grupos que tienen sistemas inmunológicos más débiles. Esto puede causar una propagación de la infección a otras partes del cuerpo, especialmente en casos de candidiasis bucal.

Las áreas en las que puede extenderse para incluir el dominio:

  • esófago
  • válvulas cardíacas
  • tripas
  • hepática
  • pulmones

Las medidas preventivas, así como el tratamiento temprano, pueden ayudar mucho a prevenir el crecimiento de la cándida. Cuanto antes busque tratamiento para la candidiasis sospechosa, mejor será el resultado. Busque atención médica de emergencia si su erupción está acompañada de dolor abdominal o fiebre alta.

Consejos naturales y tratamientos caseros

Pregunta:

¿Existen remedios naturales o tratamientos caseros que sean efectivos contra las infecciones por cándida?

Respuesta:

El mejor, más efectivo y comprobado tratamiento contra la cándida es un medicamento antimicótico. De hecho, no existen remedios caseros comprobados para curar una infección fúngica una vez que está presente. Los tratamientos como sumergir un tampón en yogur o aceite de árbol de té y colocarlo en la vagina para tratar una infección por levaduras no están probados y pueden ser peligrosos. Como se mencionó anteriormente, hay cosas que usted puede hacer para prevenir una infección por hongos. Otras cosas que usted puede hacer para un sistema inmunológico saludable: dormir ocho horas por la noche, hacer ejercicio y llevar una dieta saludable y balanceada.

 

Rate this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *