Herpes Genital

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital es una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Esta ETS causa úlceras herpéticas, que son ampollas dolorosas (protuberancias llenas de líquido) que pueden abrir y supurar líquido. Alrededor del 16 por ciento de las personas de entre 14 y 49 años de edad tienen esta ETS.

Causas del herpes genital

Dos tipos de virus del herpes simple causan el herpes genital: HSV-1 (que generalmente causa herpes labial) y HSV-2 (que generalmente causa herpes genital).

Los virus entran al cuerpo a través de las membranas mucosas. Las membranas mucosas son las capas delgadas de tejido que recubren las aberturas del cuerpo. Se pueden encontrar en la nariz, la boca y los genitales.

Una vez que los virus están dentro de su cuerpo, se incorporan a sus células y luego permanecen en las células nerviosas de su pelvis. Los virus tienden a multiplicarse o adaptarse a su entorno muy fácilmente, lo que dificulta su tratamiento.

El HSV-1 o HSV-2 se puede encontrar en los fluidos corporales de las personas infectadas, incluyendo:

  • saliva
  • semen
  • secreciones vaginales

 

Reconocer los síntomas del herpes genital

La aparición de ampollas se conoce como brote. Su primer brote aparecerá tan pronto como dos días después de haber contraído el virus, o tan tarde como 30 días después.

Los síntomas generales en los hombres incluyen ampollas en el pene, escroto o nalgas (cerca o alrededor del ano).

Los síntomas generales para las mujeres incluyen ampollas alrededor o cerca de la vagina, el ano y los glúteos.

Los síntomas generales tanto para hombres como para mujeres incluyen los siguientes:

Las ampollas pueden aparecer en la boca y en los labios, la cara y en cualquier otro lugar que haya estado en contacto con las áreas infectadas.

El sitio infectado a menudo comienza a sentir comezón, o cosquilleo, antes de la aparición de las ampollas.

Las ampollas pueden volverse ulceradas (llagas abiertas) y supurar líquido.

Una costra puede aparecer sobre las llagas dentro de una semana después del brote.

Los ganglios linfáticos pueden inflamarse.

Las glándulas linfáticas combaten la infección y la inflamación en el cuerpo.

Usted puede tener dolores de cabeza, dolores corporales y fiebre.

Los síntomas generales de un bebé nacido con herpes (recibido a través de un parto vaginal) pueden incluir úlceras en la cara, el cuerpo y los genitales. Los bebés que nacen con herpes genital pueden desarrollar complicaciones y experiencias muy graves:

  • ceguera
  • daño cerebral
  • muerte

Es muy importante que le diga a su médico que tiene herpes genital si está embarazada. Tomarán precauciones para evitar que el virus se transmita a su bebé durante el parto, siendo un método probable que su bebé nazca por cesárea en lugar de por parto vaginal de rutina.

Diagnóstico del herpes genital

Su médico típicamente puede diagnosticar una infección de herpes por medio de un examen visual de las llagas de herpes. Aunque no siempre son necesarios, su médico puede confirmar su diagnóstico a través de pruebas de laboratorio.

Un análisis de sangre puede diagnosticar el virus del herpes simple antes de que usted experimente un brote. Solicite una cita con su médico si cree que ha estado expuesto al herpes genital, incluso si aún no está experimentando ningún síntoma.

¿Cómo se puede tratar el herpes genital?

El tratamiento puede reducir los brotes, pero no puede curarlo de los virus del herpes simple.

Medicamentos

Los medicamentos antivirales pueden ayudar a acelerar el tiempo de cicatrización de las úlceras y a reducir el dolor. Se pueden tomar medicamentos a los primeros signos de un brote (hormigueo, picazón y otros síntomas) para reducir los síntomas. A las personas que contraen brotes también se les pueden recetar medicamentos para disminuir la probabilidad de que contraigan brotes en el futuro.

Atención domiciliaria

Use limpiadores suaves cuando se bañe o se duche en agua tibia. Mantenga el sitio infectado limpio y seco. Use ropa suelta de algodón para mantener el área cómoda.

¿Qué debo saber si estoy embarazada y tengo herpes genital?

Es normal preocuparse por la salud de su bebé cuando usted tiene cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual. El herpes genital se puede transmitir a su bebé si usted tiene un brote activo durante un parto vaginal. Es importante que le diga a su médico que usted tiene herpes genital tan pronto como sepa que está embarazada.

Su médico le dirá qué esperar antes, durante y después de dar a luz a su bebé. Pueden recetar tratamientos seguros para el embarazo para asegurar un parto saludable. También pueden optar por dar a luz por cesárea.

El herpes genital también puede causar complicaciones en el embarazo, como un aborto espontáneo o un nacimiento prematuro.

Perspectiva a largo plazo para el herpes genital

Debes practicar el sexo seguro y usar condones cada vez que tengas relaciones sexuales con alguien. Esto ayudará a prevenir la propagación del herpes genital y otras enfermedades de transmisión sexual.

No existe cura para el herpes genital, pero la afección se puede controlar con medicamentos. La enfermedad permanece latente dentro de su cuerpo hasta que algo desencadena un brote. Los brotes pueden ocurrir cuando usted se estresa, se enferma o se cansa. Su médico le ayudará a idear un plan de tratamiento que le ayudará a controlar sus brotes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *